El Fundamento Material: Psicoanálisis 2

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF El Fundamento Material: Psicoanálisis 2 PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro El Fundamento Material: Psicoanálisis 2. Feliz lectura El Fundamento Material: Psicoanálisis 2 Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF El Fundamento Material: Psicoanálisis 2 en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF El Fundamento Material: Psicoanálisis 2 Pocket Guide.

Consulte referencias completas en la sección Publicaciones de Melanie Klein. Las características distintivas del trabajo de Klein ya se evidencian en su aceptación del habla, el juego, las acciones y los sueños como expresiones del la mente inconsciente del niño. Klein observa los efectos inhibitorios de las fantasías agresivas. Klein presenta temas como la ansiedad, las inhibiciones, los síntomas y la formación de los símbolos.

Análisis de niños

Introduce sus ideas acerca del complejo de Edipo temprano y la resolución de las ansiedades edípicas como facilitadora del desarrollo [Felix, Fritz, Grete]. El tic se remonta a las ansiedades masturbatorias que involucran la identificación con los padres combinados en el acto sexual, como factor central en la formación del superego.


  • Nieve: Mundos paralelos del tráfico de arte y sustancias a principio de siglo XXI.
  • EL CABALLERO DE HARMENTAL;
  • Lenguaje Corporal: Secretos Para Mejorar La Autoestima Y Las Habilidades De Comunicación.;
  • Guatemala, la historia silenciada 1944-1989, tomo II: El dominó que no cayó!
  • LA TRADICIÓN INTERPERSONAL: Perspectiva social y cultural en Psicoanálisis (PENSAMIENTO RELACIONAL nº 8).
  • Análisis de niños – Melanie Klein Trust.
  • Asociación libre?

Klein argumenta la necesidad de interpretar desde el inicio la transferencia positiva y la negativa. Se enfatiza el dolor, el odio y la ansiedad que generan dichos impulsos. Klein clarifica las causas subyacentes de la psicosis de la infancia. Erna era una niña muy alterada que sufría de insomnio, síntomas obsesivos y una severa inhibición del aprendizaje [Erna]. Relato de un descubrimiento particular que el caso de cada niño le aportó a Klein. La primera organización es la llamada oral.

La pulsión de autoconservación que tiene como fin la satisfacción del hambre y la sed sirve de apoyo a una pulsión sexual a la que provee de un modelo de actividad. La necesidad de repetir la experiencia del placer proporcionada en un primer momento por la absorción de alimentos, hace que la boca insista en un chupeteo que se independiza de la succión real del seno y de la necesidad de alimento.

De esa manera, la cavidad bucal y su borde inauguran un tipo de sexualidad de larga duración. Las funciones fisiológicas que excitan las mucosas intestinales sirven de apoyo y de punto de partida para el placer que el niño obtiene con la retención intencional de los excrementos y con el modo de expulsión de los mismos, en una especie de dominio del objeto con la posibilidad de dañarlo o destruirlo y, a la vez, como administración de sensaciones voluptuosas asociadas a sensaciones dolorosas.

Sigmund Freud: Lecciones introductorias al psicoanálisis 2

Con esto se entrelazan una singular plurivalencia simbólica de las heces y de todo lo anal, y la antítesis actividad-pasividad en la vida erótica. Pero el complejo puede darse también en forma invertida: el niño puede adoptar una actitud femenina con respecto al padre y la niña puede esperar de la madre la satisfacción de las tendencias eróticas Freud, aj , p.

Su despliegue ocurre, por lo general, entre los trece años y los cinco. Con el complejo de Edipo se relaciona el complejo de castración , al que la teoría psicoanalítica atribuye una importancia primordial. Como resultado de la observación de los genitales femeninos y, de todos modos, por construcción imaginativa a partir d alusiones intimidatorias, el niño se angustia ante la amenaza de una castración punitiva decidida por el padre.

La niña, en cambio, ve en su genitalidad el hecho de una castración que la desfavorece con relación al varón y que siente tal vez como menos imputable al padre que a la madre. Freud formula así la reacción de la niña al comprobar la existencia del pene. Esa decisión puede orientar todo su afecto hacia el padre, poseedor del pene.

De esa manera, las consecuencias del complejo de castración vienen a ser para ella un corredor de ingreso al complejo de Edipo. En este caso, el complejo de castración viene a poner fin al complejo de Edipo 4 que tiene, por lo tanto, un ocaso muy distinto para el niño y para la niña y consecuencias psicológicas y culturales diversas para ambos. Los perfiles netos de esta oposición comenzaron a perder limpidez cuando Freud, en , introdujo en la teoría psicoanalítica la noción de narcisismo. De todos modos, la oposición de pulsiones primitivas era para él innegable, que no podía ser suplida por la oposición de amor de sí mismo y libido objetal.

A diferencia de Jung, Freud fue siempre, en este terreno, un dualista.

Análisis de niños

El resultado es el establecimiento, definitivo para Freud, de una nueva antítesis; pulsiones de muerte contra pulsiones de vida. Freud había estado dedicando atención y estudio detenidos a una característica muy llamativa de la vida psíquica: la repetición. Al hacer esto, Freud identificó una tendencia a la repetición con el regreso a una etapa anterior.

Si estaba dispuesto a reconocer semejanzas entre su teoría y la filosofía de Schopenhauer, quería que se reconociera también la afinidad de su construcción con el pensamiento platónico y hasta con la Carta a los corintios , del apóstol Pablo en la afirmación de existencia del Eros como fuerza presente en todas partes y como fuente de vida Freud, aj , p. En el Banquete de Platón, el discurso puesto en boca de Aristófanes sugeriría poéticamente en qué sentido las pulsiones de vida -específicamente las sexuales- constituirían un intento de regresar a estados anteriores Freud, ad , p.

Para la oposición entre ambos tipos de pulsiones, Freud encontró un anticipo lejano en el filósofo Empédocles de Agrigento, con su antítesis de dos grandes principios: el de disgregación Neikós y el de unificación Filía Freud, e , p. La construcción dejaba para su autor muchas preguntas sin responder, mucha insatisfacción con respecto a los fundamentos.

Sin embargo, desde hasta su muerte, le resultó imprescindible para comprender la existencia humana. Las pulsiones son seres míticos, magnos en su indeterminación.


  • Sigmund Freud, 10 conceptos del psicoanálisis que usas sin saberlo.
  • Enlaces accesibilidad?
  • Puccini: La Fanciulla Del West: Traduccion al Espanol y Comentarios (Opera en Espanol).
  • La joven de las naranjas (Las Tres Edades / Biblioteca Gaarder nº 3).
  • Dos ensayos sobre la depresión: Clínica 1.

Freud llegó a un nuevo modo de concebir la personalidad siguiendo por lo menos dos senderos: el que abría una nueva perspectiva sobre el inconsciente y del estudio de las identificaciones. La importancia atribuida a la represión, aunque justificada, puso por mucho tiempo en un primer plano casi exclusivo lo inconsciente reprimido.

Con el andar de los años, la experiencia clínica se prestó para que la investigación recuperara otro aspecto que había quedado en penumbra: en la cura psicoanalítica, el paciente ofrece a menudo resistencias de las que él no se da cuenta para nada; eso significa que el yo despliega defensas inconscientes y que, por lo tanto, no todo en él es coherencia y organización conscientes; se sigue, entonces, que aunque todo lo reprimido es inconsciente, no todo lo inconsciente es reprimido.

Desde ese ello desconocido e inconsciente, regido sólo por el principio del placer, surge el yo como parte transformada del mismo. Pero el yo no es mero resultado pasivo, por así decir, de una multiplicidad de percepciones. De ahí que se deba reconocer en algunas percepciones un valor imitativo y en otras, cierta sintonía afectiva Freud, ah , p. El yo así formado es el representante del mundo exterior y, al mismo tiempo, instancia defensiva del individuo total, aunque no siempre para bien del mismo.

Sería erróneo, sin embargo, pensar que un super-yo injustamente severo es siempre el legado de una educación hecha de amenazas y castigos. Freud advirtió que también padres y educadores cuyo yo es bondadoso y razonable pueden formar individuos con un super-yo implacable. El conocimiento de esta instancia y de su actuación muestra que lo inconsciente abarca no sólo el abismo tumultuoso de lo pulsional, sino también las alturas morales. La dramaticidad del texto se debe a que las tres entidades son descritas como si fuesen personas, o mejor, personajes. La esencia profunda del hombre son las pulsiones elementales, iguales en todos, que en sí mismas no son ni buenas ni malas Freud, h , p.

Psicoanálisis - Wikipedia, la enciclopedia libre

Regidas por el principio del placer, tienen como objetivo la satisfacción de necesidades urgentes. De hecho, el resorte de toda actividad humana es la aspiración a evitar el sufrimiento y a experimentar el placer. Todo otro fin u objetivo que se le quiera adjudicar a la vida humana como propia de ella sólo puede sostenerse desde un sistema de creencias religiosas Freud, l , p.

Enlaces accesibilidad

Pero las tendencias fundamentales del hombre enfrentan dificultades que proceden de tres fuentes: la caducidad del cuerpo, la fuerza destructora de la naturaleza, la relación con los semejantes. La precariedad del cuerpo y la prepotencia inclemente de las fuerzas naturales obligan a la renuncia de satisfacciones de diversa intensidad y a la aceptación de algunos sufrimientos para evitar otros mayores.

Navegación

La posibilidad de la cultura y de la integración del individuo en ella se funda en el inicio mismo del proceso de constitución del yo , correlativo a la percepción progresiva de otro ser como semejante, como colaborador y como hostil. Ambos tipos de disposiciones fundan y condicionan los diversos modos de relación de los hombres entre sí. El desarrollo del hombre desde su estado prehistórico hasta el grado de civilización actual no se debe a quién sabe qué instinto de perfeccionamiento que lo haría tender hacia una condición futura de superhombre Freud, ad , p.

El estado inicial de desvalimiento y dependencia impone al niño la necesidad de ser amado y el miedo a no ser reconocido y querido; de allí se sigue que sienta como malo todo lo que genera amenaza: y como bueno todo lo que lo lleva a ser amado; se sigue también cierta disposición para la renuncia a lo que podría aumentar su desamparo.

Por otra parte, el proceso educativo, generalmente largo, y luego el control social tratan de que el individuo acepte las exigencias culturales. Para pensar esos inicios, Freud echó mano a dos teorías a las que atribuía considerable verosimilitud y escaso o nulo fundamento documental. La segunda teoría -de W. Ese sería el origen de la comida totémica, posible primera fiesta de la humanidad. Pero sería también el origen de las organizaciones sociales, de las prohibiciones morales y de la religión. El padre, amado y admirado, era también el gran enemigo. Al asesinarlo, los hijos satisfacían el odio hacia él; al devorarlo, se identificaban con él y con su poderío al que no sólo le atribuían entonces su magnitud real, sino también la de las tendencias agresivas experimentadas que los impulsaron al crimen.

Aplacado el odio, resurgían los sentimientos afectuosos robustecidos por la identificación; pero con ellos nacían el remordimiento y el sentimiento de culpabilidad que agigantarían la figura del padre y darían nacimiento a la necesidad de obedecerle. Los hijos prohibieron entonces la muerte del tótem, figura sustitutiva del padre, y decidieron abstenerse del contacto sexual con las mujeres sobre las que él podía reclamar un derecho absoluto.

Freud no consideraba la cultura como algo exterior al hombre y, por lo tanto, o como corruptora o como un mero conjunto de medios para alcanzar algunos fines; la pensaba como un proceso inmanente a la humanidad puesto al servicio del Eros, y estimulado por la necesidad exterior real, destinado a condensar en una unidad vasta a los individuos aislados, luego a las familias, las tribus, los pueblos y las naciones.

El hombre renuncia a muchas satisfacciones por miedo a no ser amado, por medio al castigo; pero el deseo prohibido de tales satisfacciones perdura y su insistencia indomable no pasa desapercibida al super-yo.


  • Los cuentos de Burri. Verderojamorada y su amigo el sapo: Tomo 2. Estimulación Temprana?
  • Conceptos fundamentales del psicoanalisis freudiano.
  • La magia de un beso (Deseo).

Eso crea el sentimiento de culpabilidad, que no es sino la tensión entre el yo y la instancia crítica, implacable con las tendencias ocultas. Este sentimiento procede entonces de la cultura: se lo puede suponer heredero del sentimiento de culpabilidad de toda la especie -originario por el parricidio primitivo y acrecentado por la renovada agresividad contra el padre a lo largo de la historia -y es, de todos modos, el resultado de las exigencias de la cultura representadas por el super-yo.

Aun cuando sea en gran parte inconsciente, se lo percibe como un malestar Freud, l , p. Años después le confió también a su biógrafo, Ernst Jones, que en la adolescencia había sentido una fuerte atracción por la especulación, pero que se había dedicado a dominarla sin contemplaciones Jones, , p. En su Autobiografía Freud, a , p. Freud asociaba los orígenes de su deseo de tal saber con una lectura intensa de la Biblia en la niñez Freud, a , p.

En este sentido, rechazaba la especulación. Pero la esquivez de Freud hacia la filosofía tuvo también otro motivo, al menos tan hondo como su aversión a los sistemas cerrados: fue el deseo de evitar que la viva atracción que sentía por la especulación sobre el hombre y la cultura facilitase el influjo de otros pensadores en la orientación y en los resultados de sus propias investigaciones.

admin