La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24). Feliz lectura La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La Europa del Este, de 1945 a nuestros días (Historia universal. Contemporánea nº 24) Pocket Guide.

La división tripartita del mundo, ; Las transformaciones culturales tras la Segunda Guerra Mundial: nuevos prismas, nuevas perspectivas; Comunicación social y generalización de la cultura de masas; La evolución de Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX; El bloque soviético: la URSS y la Europa del Este durante la segunda mitad del siglo XX; Las democracias europeas desde ; La evolución política de Europa Meridional durante la segunda mitad del siglo XX; La construcción europea; Las naciones iberoamericanas.

Conflicto y cooperación en una sociedad globalizada. Pues bien, este manual universitario contiene las líneas maestras por las que ha discurrido la historia reciente, gracias a las cuales encuentran sentido muchos hechos, que sin esos puntos de referencia se nos presentarían como absurdos. En segundo lugar, cada capítulo se ha encomendado a un autor diferente, de manera que han colaborado en este libro cuarenta y dos autores, pertenecientes a dieciséis universidades distintas.

Todos y cada uno de ellos son especialistas sobre el período que escriben.

Encontrar la verdad es trabajo del lector. Fotografías: No Índice: Introducción. Primera parte. La Inglaterra de la Revolución industrial y la Europa de Napoleón. La Inglaterra de la Revolución industrial. El desarrollo comercial, la mecanización, la cuestión social. Napoleón y la Revolución francesa.

La monarquía administrativa. Consenso y oposición. La rivalidad anglofrancesa. Guerra y paz en Europa. El bloqueo continental. Apogeo del Imperio napoleónico.

De la campaña de Rusia al exilio. La Restauración.

El congreso de Viena. El nuevo orden europeo. Fundamentos ideológicos y regímenes políticos. Diferencias político-territoriales. Las primeras grietas del sistema: la revolución de La represión y el marco internacional. La independencia griega y la cuestión de Oriente. La independencia de las colonias de América meridional: debilidad estatal e inestabilidad política.

Pintura contemporánea - Wikipedia, la enciclopedia libre

Luchas político-sociales y reforma en Inglaterra De la reforma electoral al librecambismo. Francia: la restauración borbónica. Desde a la revolución de julio. Desde la revolución de julio hasta Crisis en las relaciones internacionales. Desde a Hacia la formación de nuevos Estados nacionales. Es decir que la población urbana no podía reemplazarse por el crecimiento natural.

Desde el siglo XVIII se sabe también que eso era debido a la insalubridad de las ciudades, motivada por las fuertes cifras de densidad y -podemos añadir hoy- por la facilidad del contagio en esas concentraciones humanas. Los inmigrantes encontraban en la ciudad nuevas oportunidades de empleo.

Eso daba oportunidades a los inmigrantes varones. Las migraciones fueron, sin duda, el factor clave en la regulación de las poblaciones urbanas en la sociedad preindustrial. Y en muchas ocasiones dicha inmigración era verdaderamente esencial. Y también cuando aumentaba el dinamismo de su economía por la realización de nuevas inversiones 3.

Descubre noticias para ti

Pero no por ello los movimientos inmigratorios desaparecieron. De hecho se mantuvieron o aumentaron, lo que, como es sabido, aceleró considerablemente el crecimiento de la población urbana. Los historiadores de la población mundial han mostrado el ritmo y las diferencias regionales de ese proceso 5. Algo semejante ocurrió en España, auque con los conocidos desfases cronológicos 8. Entre y unos 40 millones de europeos abandonaron el Viejo continente para ir a vivir otros países 9.

En Estados Unidos la llegada de inmigrantes hasta unos 5 millones y luego otros 4 millones entre y , de los que al menos las tres cuartas partes se quedaron en el país supuso la arribada de contingentes de origen y culturas muy diversas. A partir de la inmigración se intensificó. El desarrollo económico era ya importante y atraía a numerosos inmigrantes. Lo mismo sucedió en los países iberoamericanos durante el siglo XIX, aunque con un cierto retraso cronológico respecto a lo ocurrido en los Estados Unidos En los países considerados subdesarrollados la evolución ha sido semejante, aunque con proporciones e intensidad muy superior durante el siglo XX Durante amplios períodos se pueden detectar crecimientos de hasta 7, 8 y 10 por ciento, y ello tanto en ciudades pequeñas como grandes.

La migración es un proceso de movilidad espacial y social que ha permitido la ocupación de todo el espacio terrestre y la mejora de las condiciones de vida de la humanidad. A las ciudades les ha permitido, como hemos visto, el mantenimiento de su población y el desarrollo de su actividad económica. Las estructuras familiares dominantes en muchas sociedades, por ejemplo, en la europea, implican que una parte de los hijos deban abandonar la casa paterna para establecerse por separado. Eso puede realizarse cerca del hogar familiar o, con mucha frecuencia, a una distancia mayor, lo que incluye también la movilidad espacial hacia lugares en donde existan posibilidades de subsistencia.

Historia del siglo XX

No era simplemente el crecimiento vegetativo rural ni las necesidades de la supervivencia en el sector agrario lo que conducía a la emigración hacia las ciudades. La misma agricultura y la artesanía rural podían absorber una parte del crecimiento poblacional. Pero las ciudades atraían también de forma intensa porque ofrecían mayores oportunidades para la supervivencia y el trabajo.


  • Universidad Miguel Hernández;
  • Vajda. Príncipe inmortal: Carmina nocturna 2;
  • Entradas recientes!
  • La Vida de Sri Ramakrishna.
  • La bailarina y los dálmatas.
  • Guia de Seguridad - Cyberbullying: El problema del Siglo XXI (Seguridad Digital nº 2).
  • DESHIELO (EL DIARIO DE HENRY YAKOMO nº 3).

Así ha sucedido en todas las épocas. Y así sigue sucediendo hoy. Los estudios existentes sobre el proceso de urbanización de Africa durante nuestro siglo han puesto de manifiesto la importancia que para desencadenar el exodo rural tienen el deseo de los jóvenes de escapar del poder y de las presiones de los jefes y de los viejos de las tribus, el huir de los penosos y desagradables trabajos del campo, de las enemistades locales y de los chismes de la aldea Por ello no extraña que muchos prefieran la suciedad de los suburbios de la gran ciudad a la vida de la aldea. Inmigración, metizaje, heterogeneidad social e innovación La ciudad se ha caracterizado también desde su nacimiento por otro rasgo importante, la heterogeneidad social; tan importante que ha entrado en numerosas definiciones de lo urbano Las ciudades se convierten en lugar de relaciones, de contactos, de creatividad y de innovación.

Son también el lugar privilegiado donde se forjan preferentemente ciertos valores favorables al crecimiento económico La ciudad ha sido siempre el lugar de la libertad, un lugar de refugio para los pobres y desarraigados. Y para minorías de todo tipo, que han encontrado protección en la ciudad -hasta que un estallido social las ha puesto, eventualmente, a merced de la mayoría.

La diversidad de orígenes es una constante de la población de las ciudades. La ciudad ha sido con frecuencia el espacio de la coexistencia y del mestizaje. Lo que no se ha producido sin dolor y dificultades. Y eso en todas las épocas, países y culturas En la ciudad americana hispanocolonial, las ciudades eran el lugar de coexistencia, convivencia y conflicto de grupos raciales numerosos. Los negros esclavos trabajaban sobre todo en el campo y sólo una minoría pasaba a residir en la ciudad como sirvientes o libres, pero encontraban allí siempre mayores oportunidades que en las areas rurales.

En Estados Unidos la llegada de inmigrantes durante el siglo XIX supuso, lo hemos dicho, la arribada de contingentes de origen y culturas muy diversas. Sobre todo de Inglaterra, Irlanda y Alemania, pero también de origen escandinavo, belga, holandés, suizo, francés y ruso. También llegaron italianos, turcos, sirios, canadienses y chinos. Hacia "la heterogeneidad comenzaba a llamar la atención, pero sus proporciones no amenazaban todavía con alterar las características constitutivas de la población" La población urbana se convierte así en un conjunto extraordinariamente heterogéneo, porque a esos inmigrantes, y a los anglosajones nativos, había que añadir los negros, que desde el fin de la Guerra de Secesión van acudiendo crecientemente a las ciudades del Noreste Esa inmigración y la heterogeneidad social generan conflictos y problemas, pero también suponen ventajas considerables para la ciudad.

La convivencia, el intercambio, el conocimiento mutuo avanza. Y finalmente las solidaridades étnicas o culturales dan paso a las solidaridades sociales o profesionales. La ciudad transforma a los llegados, pero se enriquece y transforma al mismo tiempo con ellos. Es así como se crean nuevas formas culturales y sociales en lo que ya es tópico denominar "el crisol urbano" La ciudad y la movilidad social La ciudad es también el lugar de la movilidad social, del ascenso social. Respecto a esto los datos son igualmente concluyentes. Las posibilidades que ofrece la ciudad en ese sentido son siempre infinitamente mayores que las que se dan en el campo.

Los testimonios sobre ello son abrumadores en ciudades de diferentes épocas históricas y de diferentes países. La movilidad social en la ciudad se ha producido incluso en sociedades que mantenían la esclavitud y fuertes diferencias sociales durante el siglo XIX. Así, por ejemplo, con referencia al Brasil de la primera mitad del siglo XIX se ha podido escribir que. El artesanado, el pequeño comercio, los servicios, constituirían los vehículos de la ascensión social de esos grupos. En la ciudad el esclavo deambulaba por las calles, uniéndose a compañeros de la misma condición, entraban el contacto con negros y mulatos libres, se asociaba a cofradías o hermandades que funcionaban como sociedades de mutuo auxilio.

Los datos reunidos por los sociólogos de la escuela de Chicago nos han mostrado repetidamente la extensión de ese proceso en las ciudades norteamericanas durante la época industrial -aunque también lo que tiene a veces de mito De manera semejante, el papel de los inmigrantes en el desarrollo de la ciudad ha sido reconocido multitud de veces.

En general, esa decisión se toma por gentes jóvenes, con empuje, decisión y ganas de trabajar y prosperar.

ARTE (Historia Universal 07) El Renacimiento

Así crearon algo nuevo y no unas imitaciones de su país de origen" La demanda aglomerada local tiene consecuencias sobre el desarrollo económico local y regional. Al mismo tiempo, con el tamaño crece y se diversifica el mercado de trabajo, lo que también favorece la actividad. Pero la inmigración tiene asimismo influencia sobre la capacidad de iniciativa y de creatividad en la ciudad. Una conocida ley de la inmigración formulada a partir de los procesos migratorios del siglo pasado, la ley de Ravenstein , afirma que la migración se realiza en un proceso escalonado, que lleva al migrante rural a pequeñas aldeas y ciudades pequeñas próximas antes de dar el salto a la ciudad Por esa razón una parte de esos inmigrantes puede poseer habilidades enriquecedoras para las actividades económicas de la ciudad.

En ese camino algunos autores se han atrevido a atribuir a la inmigración un papel decisivo en el proceso de industrialización y de desarrollo económico de las ciudades del siglo XIX. Es lo que se ha señalado, por ejemplo, con referencia a la inmigración europea a Brasil durante el siglo XIX, donde los inmigrantes instalados en las ciudades desarrollaron el comercio, la artesanía y la pequeña industria en Rio de Janeiro, Sâo Paulo y otras ciudades 31 Numerosos trabajos sobre ciudades muy diversas han mostrando la importancia de la inmigración en el desarrollo económico de las ciudades. Sobre todo de las ciudades norteamericanas en general 32 , y respecto a algunas en particular, como Nueva York.

De manera similar se ha reconocido la aportación a las ciudades iberoamericanas, tales como Buenos Aires y otras.

admin