La vida política. México (1880-1930)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La vida política. México (1880-1930) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La vida política. México (1880-1930). Feliz lectura La vida política. México (1880-1930) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La vida política. México (1880-1930) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La vida política. México (1880-1930) Pocket Guide.

Es difícil saberlo pero las cifras muestran la importancia del control de las aduanas para este ejército en un momento en el que paralelamente se definía la lucha en el campo de batalla. Esto representaba contar con la mayor parte de los ingresos del comercio exterior. Si observamos los datos del cuadro 2 vemos la importancia que adquirieron los derechos de exportación, casi equiparables con los de importación.

Se ha añadido un nuevo artículo a tu lista de deseos.

También notamos la relevancia de las aduanas del Golfo que son precisamente las que controlaba el constitucionalismo, y por donde se exportaba el petróleo y el henequén. Las exportaciones tuvieron un gran crecimiento en esta etapa. Sin embargo, no todos los artículos tuvieron la misma tendencia de crecimiento.

Con los datos que contamos, y tomando en cuenta sólo el comportamiento de los principales productos de exportación, metales, petróleo y henequén cuadro 3 , observamos que el monto recaudado por la exportación del henequén se mantuvo constante y muy alto durante estos años, con un repunte en , terminando por ser la principal fuente de ingresos.

En contraste, los del petróleo crecieron a un ritmo menor, y no es sino hasta cuando ocurre su auge espectacular. No obstante, a pesar de los dividendos que reportaron estos derechos, su establecimiento no fue sencillo. Para el nuevo gobierno implicó una serie de negociaciones con los propietarios extranjeros, así como con los nacionales dedicados a la exportación, pues, como es de suponer, se resistieron a pagar los nuevos impuestos.

Usted está aquí

A continuación haremos una breve descripción de su aplicación para observar cómo se interrelacionan estas variables. Sin embargo, la gran demanda de metales durante la guerra europea, aunada a las disposiciones del constitucionalismo y otras fuerzas revolucionarias como el villismo para que, en la medida de lo posible, continuaran sus trabajos, permitieron mantener su producción, con las variantes señaladas anteriormente, desde luego. Como es de suponer, el interés del constitucionalismo en proteger esta industria tenía como propósito recaudar los impuestos. Así, desde abril de los metales causaron un impuesto de pertenencia y otro de exportación al oro y a la plata.

En resumen, los metales tuvieron un aumento en el impuesto sobre las pertenencias y sobre su exportación y por primera vez se gravaron los metales industriales: plomo, cobre y zinc. Como se sabe, con el regreso al orden constitucional en , el régimen de propiedad cambió para las empresas mineras; algunas de estas medidas quedaron institucionalizadas en la Ley de En esta ley se establecieron tres impuestos anuales a las empresas mineras: el de la propiedad, el de la producción y el derecho de fundición, amonedación y ensaye.

Así, se eliminaba temporalmente el impuesto extraordinario sobre exportación. En la siguiente década, los impuestos recaudados por esta actividad perdieron importancia, y sería hasta después de , durante el régimen cardenista, cuando volvieron a tener relevancia en el conjunto de los ingresos federales. En agosto se impuso otra contribución de un centavo por kilo cuando superara el precio de nueve pesos. A la llegada del constitucionalismo a esta zona, la producción henequenera estaba bajo el control de unas cuantas familias, entre 20 y 30, una reducida oligarquía terrateniente que controlaba la vida política y económica del estado.

A fines de reestructuró la Comisión Reguladora del Mercado del Henequén para obligar a los hacendados a vender su producción y tener el control del aparato comercializador de la fibra. También en se formó la Asociación de Hacendados Henequeneros a fin de presionar a favor de sus intereses al gobierno de Carranza. Para fines de bajan los precios de la fibra, la Reguladora se declaró en quiebra y anunció la liquidación de sus activos, la Secretaría de Hacienda aprovechó para cobrarle impuestos atrasados a la exportación, y al no tener liquidez se procedió al embargo de sus propiedades.

En esta ocasión Carranza no se enfrentaba a empresarios extranjeros, sino a uno de sus jefes militares, y si bien sus relaciones con éstos no eran del todo cordiales, lograba imponerse al poder regional de Alvarado, y obtener los codiciados recursos del henequén. Por ello Cabrera 80 afirmaba:. Sonora daba mucha sangre, Chihuahua daba mucha sangre En la siguiente década, el henequén continuó siendo uno de los principales productos agrícolas de exportación, y la federación siguió cobrando los derechos de su exportación. No obstante, esta fibra no volvería a tener el gran crecimiento de los años de la primera guerra mundial.

Entre los productos de exportación, el petróleo tuvo una atención especial del constitucionalismo.

Si bien el henequén y los metales proporcionaron importantes recursos al carrancismo, la demanda del petróleo tuvo su gran crecimiento 83 precisamente cuando esta fuerza controló su exportación. Durante el gobierno de Madero se estableció el impuesto interior del timbre al petróleo en 20 centavos tonelada; con Huerta aumentó a 75 centavos. El 20 de junio de el constitucionalismo fijó el impuesto especial del timbre sobre petróleo crudo, "a razón de 60 centavos por tonelada", y estableció el derecho de barra sobre el petróleo crudo "a razón de diez centavos por tonelada, haciéndose en forma ordenada, en oro nacional, al dos por uno".

Durante el gobierno constitucional de Carranza, en , con el propósito de fomentar el consumo interno del petróleo, se hicieron modificaciones al impuesto de producción, sólo se tasó el petróleo que se exportaba. Asimismo, se gravó en forma diferente el crudo y el refinado para estimular su industriali2ación. En 87 se fija un impuesto a su exportación.

megustaleer

Ciertamente, fue en los años de a cuando se registró la mayor tensión entre los gobiernos revolucionarios y las compañías petroleras por los impuestos. Continuidad o cambio después de la revolución. Durante este periodo, de a , los impuestos al comercio exterior siguieron siendo la base de los ingresos federales, lo que indica la importancia del sector exportador en la economía. Sin embargo, a lo largo de estos años, observamos una continua disminución, al pasar de Este descenso obedeció, en principio, a la política económica del gobierno porfirista que buscó depender menos de los derechos sobre el comercio exterior, estableciendo el impuesto del timbre.

Después, con la guerra revolucionaria, al disminuir las importaciones bajaron en general los derechos al comercio exterior. Como se puede ver en el cuadro 1 , los cambios que se registraron en los aranceles durante la década de estuvieron vinculados al comportamiento de los impuestos a las importaciones, cuya tendencia de crecimiento es muy clara al pasar de En primer lugar, la composición de los impuestos exteriores ya no dependía completamente de las importaciones, sino que las exportaciones fueron gravadas. Así, en , con la introducción del impuesto de la exportación del petróleo, se logró compensar la caída de los ingresos a las importaciones por el efecto del fin de la guerra mundial.

(PDF) La vida política, Argentina – , Mapfre/Taurus, | Roy Hora - web.difccourts.ae

Los derechos a las exportaciones crecieron casi cinco veces, mientras que los de las importaciones descendieron una tercera parte 96 cuadro 1. Y, después de , se registra un decremento de los ingresos federales ocasionado por la caída de la producción petrolera. Este trabajo buscó aproximarse a una visión de conjunto de la fiscalidad del comercio exterior entre y También a partir de la década de el gobierno de Porfirio Díaz llevó a cabo una política arancelaria favorable al desarrollo de la industria nacional, racionalizando las tarifas impositivas, de tal manera que se protegió a las manufacturas internas de sus competidoras extranjeras.

Para la etapa de la revolución mexicana, pese a la ruptura política que conllevó la contienda armada, el comercio exterior se mantuvo y, en algunas ramas, experimentó un importante desarrollo, por tanto, los ingresos provenientes de este sector continuaron siendo importantes. No obstante, la contienda revolucionaria aceleró la caída de estos impuestos en el conjunto de los ingresos federales, pasando de ser casi la mitad a la tercera parte.

Con ello los nuevos gobiernos se alejaban de la tradicional política del antiguo régimen, 97 y buscaban entablar una diferente relación con la inversión extranjera, imponiendo un trato igual a los actores económicos independientemente de si son nacionales o extranjeros. Se observa, así, durante el periodo de a , una tendencia a la baja de los impuestos provenientes del comercio exterior, y también una disminución de su importancia en el conjunto de los ingresos federales. Lo que indica que existió en los gobiernos de esos años, tanto de la primera como de la segunda etapa, la preocupación de no depender solamente de estos ingresos, y buscaron fuentes alternativas de ingresos internos, como el impuesto del timbre y el impuesto sobre la renta.

Excélsior, ciudad de México. El Demócrata, ciudad de México. El Economista, ciudad de México. Aboites Aguilar, Luis, Excepciones y privilegios: modernización tributaria y centralización en México, , México, Colmex, Arroyo Croette, Carlos, Historia de los aranceles aduaneros mexicanos y de su influencia en nuestro comercio exterior, mecanografiado, México, Beatty, Edward, Institutions and investment, the political basis of industrialization in Mexico before , Stanford, California, Stanford University Press, Bernstein, Marvin D.

Brown, Jonathan C, "Empresa y política: cómo y por qué se nacionalizó la industria petrolera" en Carlos Marichal y Mario Cerutti comps.


  1. El Camino: Una Lección de Humildad: Enseñanzas de Vida Para Mi Familia...y la Suya?
  2. Élites sociales y élites políticas en Argentina. Buenos Aires *.
  3. La vida política. México () de Nicolás Cárdenas García - web.difccourts.ae;
  4. Regístrate aquí mismo!
  5. Non nova sed nove: Inactualidades, anacronismos, resistencias en la literatura contemporánea (Elements)?
  6. Sectas, logias y sociedades secretas (Armonia);
  7. Historia insólita de la música clásica II;

Carmagnani, Marcello, Estado y mercado. Córdova, Arnaldo, La ideología dé la revolución mexicana. La formación del nuevo régimen, México, Era, Cortés Conde, "El crecimiento de las economías latinoamericanas, ", Historia Mexicana, vol.

La vida política. México (1880-1930) Descargar PDF

Gonzales, Michael J. Haber, Stephen, Industria y subdesarrollo. La industrialización de México, , México, Alianza Editorial, Joseph, Gilbert M. Kuntz Ficker, Sandra, "El comercio exterior durante la década revolucionaria: un acercamiento preliminar", Política y Cultura. García Colín, Desplazando a las sociedades mutuales que tan comunes habían sido en etapas anteriores, en este periodo surgió un movimiento obrero dotado de un considerable po- der de convocatoria. Las primeras formas de asociación cla- sista de los trabajadores urbanos de alguna envergadura, casi todas ellas erigidas sobre bases de afinidad étnica, ha- bían surgido en la década de , junto con las primeras grandes empresas que nacieron en el país al calor del desa- rrollo exportador y la expansión del mercado interno.

La crisis del noventa, que trajo consigo una caída de los salarios junto a elevados niveles de desocupación, ralentizó el desa- rrollo del asociacionismo obrero, que sólo comenzó a recu- perarse pasada la mitad de la década. En el nuevo siglo, al impulso de un ciclo de expansión industrial, la protesta obre- ra creció en ambición y osadía. A fines de tuvo lugar la primera huelga de importancia de la historia argentina, y desde entonces y a lo largo de toda la primera década del novecientos, Buenos Aires, Rosario y Córdoba, y en menor medida otras ciudades, fueron escenario de intensas dispu- tas que anunciaban la llegada de la era del conflicto de clase.

Las características del medio en el que debió desarrollarse dificultaron la organización de las fuerzas del trabajo y fijaron límites al poder obrero. Los in- migrantes, que constituían el sector mayoritario entre los asalariados urbanos, provenían de universos culturales muy diversos entre sí, y en muchos casos ni siquiera compartían la misma lengua.

La constitución de formas de solidaridad propiamente clasistas también se veía contra- rrestada por la inclusión de los trabajadores extranjeros en las redes asociativas de las comunidades inmigrantes, por la costumbre de muchos empresarios extranjeros de contratar a trabajadores de su misma nacionalidad y, en alguna medi- da, también por las iniciativas católicas que insistían sobre ideas tales como la de complementariedad de intereses en- tre patrones y obreros y armonía de clase.

Visto en general, 64 La vida política Mapfre 03 Argentina 3. Los militantes socialistas y anarquistas desempeñaron un papel crucial para articular políticamente los reclamos de este heterogéneo universo. Con la fundación del Partido Socialista a mediados de la década de bajo el liderazgo de Juan B.

"+_.F(f)+"

Justo y un grupo de profesionales nativos, casi todos ellos de clase media, el socialismo comenzó a argentinizarse y a en- raizarse mejor en el mundo del trabajo. Al igual que otros partidos de la era de la Segunda Internacional, el socialismo argentino dirigió parte importante de sus esfuerzos a po- ner en marcha un ambicioso programa de reforma cultural y moral de las clases populares, fundado sobre la creencia en el poder emancipador de la ciencia y el progreso.

Los so- cialistas insistieron en la necesidad de construir una clase trabajadora educada, capaz de distinguir con claridad sus in- tereses de clase. El partido lentamente conquistó algunos Roy Hora 65 Mapfre 03 Argentina 3. Sin embargo, la ausencia de sin- dicatos poderosos y de una cultura de clase como la que nu- trió a los partidos socialdemócratas europeos instó al socia- lismo argentino a promover la construcción de una vasta coalición reformista que aspiraba a reunir tanto a los secto- res populares como a las clases medias, con lo que inevita- blemente su programa terminó concediendo tanta impor- tancia a los problemas de la producción como a los del consumo.

La moderación de su propuesta fue, en definitiva, el precio que debió pagar por una interpelación tan amplia.

Con todo, su énfasis en la necesidad de arraigar una nueva conciencia en las clases populares, sumado a su parla- mentarismo consecuente hicieron que entre el programa del socialismo y el proyecto liberal-progresista que animaba a la élite gobernante se establecieran amplias zonas de coinci- dencia, que le dieron al socialismo un prestigio y una in- fluencia que excedía su peso político y electoral. Al igual que en San Pablo, la existencia de una pobla- ción obrera mayoritariamente extranjera contribuyó a darle a su prédica de guerra frontal contra el orden establecido un eco y una intensidad que difícilmente hubiese alcanzado si los trabajadores se hubiesen encontrado mejor enraizados en la comunidad nacional.

Desde , y hasta , los militantes libertarios se pu- sieron al frente de infinidad de conflictos puntuales, y tam- bién impulsaron un ciclo de huelgas generales que pusieron en vilo a las principales ciudades del país.

admin